Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

ElComercio.pe

La reciente aprobación de la Ley de consulta Previa ha sido bien recibida por la mayor parte de sectores, es más, revisando declaraciones por medios escritos y audiovisuales se observa optimismo al respecto, claro que esta es solo una cara de la moneda.

.

En resumen la Ley de Consulta Previa señala que el acuerdo al que lleguen el Estado y los pueblos indígenas sobre los proyectos extractivos será vinculante u obligatorio para ambas partes. En caso de que no se alcance un acuerdo, corresponderá al Estado a adoptar todas las medidas necesarias para garantizar los derechos colectivos de los pueblos indígenas, sin afectar su derecho a la vida, integridad y desarrollo.

Y es que a pesar de que esta medida ha sido bien recibida quedan muchas cosas aun por definir -aun se debe reglamentar la ley- para que se observen progresos, sobretodo en disminuir en número de conflictos sociales y medioambientales en el Perú.

Seguramente todos recordamos lo ocurrido en el Baguazo, donde las pésimas condiciones y voluntades al dialogo ocasionaron enfrentamientos que consecuentemente cobraron vidas, los responsables políticos estuvieron en todo momento lejos de entender el conflicto y claramente lejos de encontrar una solución.

En mi opinión, se ha dado un paso muy importante -casi llegando a histórico- en nuestro país, pues nunca antes se había tomado en cuenta a minorías en la toma de decisiones, sin embargo el Perú aún esta muy lejos de conseguir un equilibrio entre las multiples culturas que conviven en nuestro país.

Por otro lado, esta medida permitiría reducir el número de conflictos ya que incluye un mecanismo por el cual las poblaciones afectadas pueden opinar acerca de sus percepciones con respecto al proyecto que les afecte, en todo caso es una forma de abrir institucionalmente una ventana a la negociación entre Estado, comunidades e inversiones; definitivamente reduce los riesgos sociales a los inversionistas pues incluye en el proceso a las poblaciones, con quienes se puede llegar a acuerdos si el trato es directo -dependerá de su voluntad a dialogar.

Finalmente, y con mucha preocupación, es necesario pisar tierra; el éxito de esta medida dependerá de que la reglamentación, los mecanismos y las instituciones funcionen adecuadamente y por sobretodo puedan cumplir la ley, sería penoso que al final se convierta en una ley de difícil aplicación -o una ley ornamental.

Vea el texto completo de la Ley de Consulta Previa

Posteos Relacionados:

Enlaces relacionados:

Comentario al Comentario Diario del IPE: El veto de las minorías: abriendo la puerta al caos – IPE

“Comprendo que exista temor de las medidas y los mecanismos que puedan utilizar los pobladores para conseguir lo que deseen , lo cierto es que en un país donde las instituciones son débiles es mucho más complicado conseguir que el estado represente a las necesidades de la población, es más, las poblaciones se sienten aun menos representadas por sus autoridades; en un estado eficiente no sería necesaria esta medida; a pesar que seguramente será muy complicado al inicio confío en que comiencen a desarrollarse mecanismos de dialogo entre empresa y comunidades, entonces se conseguirá un mayor grado de representatividad en la negociación y consecuentemente llegar a acuerdos. Lo más interesante será descubrir como se pondrán de acuerdo los agentes.”